Barrios “Verdes”, rurales y sustentables.


A pocos kilómetros de la ciudad de Buenos Aires están surgiendo nuevos desarrollos inmobiliarios que atraen a jóvenes y adultos por su principal característica: primero el medio ambiente.


Las nuevas “casas ecológicas” se destacan por una innovadora metodología de construcción pensadas desde el tipo de materiales que se usan, como la manera en que se construyen para que los materiales sean fieles a la filosofía de cuidar los recursos: uso responsable de energía, disminución de la contaminación, reducción de residuos y huella de carbono.


Con este diseño, cada casa deja de emitir al menos 15 kilos de CO2 por día. En cuanto a la energía sustentable, la propuesta está pensada para cubrir todas las necesidades de electricidad que un hogar requiere, tanto de día como de noche, sin estar conectada a la red eléctrica. Esto permite contar con electricidad sustentable a partir de energía solar, prácticamente sin huella de carbono, y aportando a la recomposición del medio ambiente.

En términos generales, este tipo de proyectos atrae la atención de familias jóvenes que buscan una nueva manera de vivir, de manera más consciente y responsable. Sin embargo, también hay un segmento de adultos mayores que quieren gozar de tiempo de calidad en un marco natural y bajo la filosofía de compartir como sucede en una comunidad.

La clave es la circularidad: que sean beneficiosas para la comunidad, el ambiente y la economía.

A nivel mundial la construcción sustentable en general junto con la construcción industrializada o en seco -que no derrocha materiales-, están creciendo de la mano de nuevos diseños y formas de concebir una vivienda. Como por ejemplo, el uso de las terrazas verdes o los sistemas de recolección de aguas de lluvia para usos en donde el agua potable resulta innecesaria.


NOTICIAS