top of page

Sistema eléctrico vs sistema de agua caliente.

La losa radiante es uno de los sistemas de calefacción más confortables y energéticamente eficientes, ya que funciona mediante una red de tubos instalados bajo el suelo que transportan agua con o sin aditivos como fluido calefactor. Este método permite que el piso actúe como un gran emisor térmico, proporcionando un calor homogéneo.



Este sistema de calefacción puede ser de dos formas: suelo radiante eléctrico o losa radiante por agua caliente. Ambos sistemas emplean una red de tuberías plásticas colocadas bajo el pavimento y cubiertas por una capa de mortero. Los sistemas eléctricos se emplean principalmente para refacciones, remodelaciones y otros trabajos de mantenimiento, mientras que los sistemas de agua se utilizan frecuentemente en la construcción de viviendas nuevas.


¿Cómo funciona el sistema de calefacción por agua caliente?

El agua caliente circula por las tuberías, irradiando calor desde el suelo y creando una temperatura confortable, proporcionando un aire más cálido. Esta distribución de temperatura mejora significativamente la sensación de confort y seguridad.


  • Calentamiento del agua: La caldera calienta el agua a una temperatura controlada, normalmente entre 30 y 45 grados.

  • Distribución del agua: El agua caliente se bombea a través de los colectores hacia las tuberías instaladas bajo el suelo.

  • Emisión de calor: A medida que el agua circula por las tuberías, el calor se transfiere a la capa de mortero y luego al pavimento, irradiando calor hacia la vivienda.

  • Regreso del agua enfriada: El agua que ha cedido su calor regresa a la caldera a través de las tuberías de retorno, donde se recalienta y se vuelve a enviar al circuito.

  • Control de temperatura: Termostatos regulan la temperatura del agua y del ambiente, asegurando que se mantenga una temperatura confortable y eficiente.


Uno de sus principales beneficios es su gran rendimiento. Los circuitos que transportan el agua son muy delgados, lo que minimiza el caudal necesario para su funcionamiento. Esta eficiencia representa un menor consumo de energía, especialmente cuando se combina con sistemas de generación de calor eficientes como calderas de baja temperatura o condensación. A diferencia de otros sistemas tradicionales, este reduce el consumo entre un 10% y un 20%.


Gracias a la baja temperatura de impulsión del agua, el suelo radiante puede aprovechar fuentes de energía sostenibles, convirtiéndose en uno de los sistemas de calefacción más respetuosos con el medio ambiente.


En nuestro Estudio Verona, elegimos calefaccionar las viviendas mediante el sistema de agua caliente debido a su mayor eficiencia, calidad de vida y menor impacto ecológico.


Comments


NOTICIAS

bottom of page